Equinoterapia

Es la actividad principal del Centro

 

Consiste en una modalidad terapéutica complementaria e integral de las personas, cuyo elemento central es el caballo. El caballo posee características musculares únicas, que son beneficios para el tratamiento de patologías físicas y psicológicas. El vínculo que se genera al relacionarse con el caballo y las connotaciones positivas del entorno natural, permiten trabajar aspectos de ámbito emocional y social de las personas, con el objeto de desarrollar estrategias que incidan en una mejor calidad de vida y autonomía de las mismas.

 

Principios que se basan la equinoterapia:

  • Calor corporal del caballo: la temperatura del caballo es alrededor de los 38,5 c. lo que provoca una favorable distención de los músculos articular del cinturón pélvico y de los miembros inferiores.
  • Los impulsos rítmicos: estos impulsos rítmicos que emite el lomo del caballo son a razón de aprox. 90-110 por minuto en paso. se trasmiten a la persona por medio del cinturón pélvico a la columna vertebral y el sistema musculo- esquelético hasta la cabeza, favoreciendo la regularización del tono muscular, la disminución de reflejos tónicos y la estabilización dinámica del tronco y de la cabeza. Favorece también la regularización muscular, la disminución de reflejos tónicos y a la estabilización dinámica del tronco y de la cabeza.
  • Patrón tridimensional de marcha: este, equivale al patrón de marcha humana, es transmitido al cinturón pélvico del paciente/ jinete lo que permite la estabilización dinámica del tronco y de la cabeza desarrollando el equilibrio y la coordinación psicomotriz así como corregir y/o afinar el patrón de marcha de la persona.-
¿A QUIENES VA DIRIGIDO?

Dirigida a personas niños, adolescentes y adultos con algún tipo de discapacidad o limitación; con problemas de conductas, depresión, vulnerabilidad, y todas las personas interesadas en realizar una actividad con los caballos.

BENEFICIOS DE LA EQUINOTERAPIA

Es una actividad que favorece el desarrollo integral de las personas, ayuda a la coordinación y el equilibrio, la sensibilidad, la motricidad y la capacidad de concentración. También favorece el progreso en el terreno de comunicación y comportamiento. Mejora el autoestima y el control de las emociones.

Debemos recalcar que no existen formulas mágicas y por lo tanto hay que recordar la necesidad de ser prudente a la hora de valorar los logros de la equinoterapia y entenderla como un tratamiento complementario